¿Cuando es aconsejable iniciar una terapia?

Los cambios de humor son normales de nuestra vida cotidiana, las preocupaciones o las tristezas pasajeras forman parte del vivir. Es más, una persona que sabe experimentar las diferentes emociones, según las circunstancias que le toca vivir, es propio de una persona conectada emocionalmente y, por tanto, es un síntoma de salud mental. Reconocer las propias emociones y ajenas, así como saberlas expresar de manera adecuada, forma parte de una de las capacidades de nuestra inteligencia emocional. Las personas a menudo sabemos reconducir y controlar nuestros estados de ánimo, sin que consigan interferir en nuestra vida cotidiana.

Sin embargo, cuando no tenemos recursos propios para recuperarnos del malestar que han provocado algunas experiencias o estamos inmersos en un estado permanente de tristeza o angustia, si estamos atrapados en nuestras emociones y no somos capaces de cambiarlas, estamos perdiendo el control que hasta entonces habíamos tenido. Es entonces cuando debemos consultar a un profesional para que nos ayude a salir adelante para encontrar estrategias para vivir mejor.

 

 

Lluisa Coll, Colegiada nún. 15985 - T 606 847 070 / contacto
template joomla by JoomSpirit