Personas altamente sensibles

Alrededor del 15 al 20 por ciento de la población tiene la característica de pertenecer a la categoría de ser personas altamente sensibles. Eso significa que estas personas captan más las sutilezas de su entorno, lo que es una gran ventaja en muchas situaciones.


La Dra. Elain Aron fue la primera terapeuta de identificar los rasgos de las personas altamente sensibles (Highly Sensitive People, HSP) y a la vez también explicó la forma cómo pueden sacar el máximo provecho de las situaciones cotidianas que les toca vivir.

Una persona muy sensible es una persona que tiene la característica innata de tener una alta sensibilidad psicológica (o la sensibilidad innata como dijo originariamente Carl Jung). Las personas altamente sensibles pueden procesar los datos sensoriales de una manera mucho más profunda, a causa de una diferencia biológica en su sistema nervioso. Antes los rasgos de la persona altamente sensible se habían confundido con una timidez innata, los problemas sociales de ansiedad, la inhibición, la fobia social, el miedo e incluso la introversión.

Las personas altamente sensibles tienen un sistema nervioso sensible poco común, su carácter no es un defecto o un síndrome, ni tampoco es una razón para presumir; sencillamente, es un activo del cual se puede aprender a utilizar y también a proteger. Las personas altamente sensibles suelen ser más conscientes, dotadas de una gran inteligencia, intuición e imaginación. En situaciones de trabajo pueden ser grandes trabajadores, detallistas, atentos y leales, tienden a funcionar mejor cuando las condiciones son de tranquilidad y calma, por lo que tienden a pasar más desapercibidas que otras.

Rasgos del comportamiento de las personas altamente sensibles:

•    Te gusta disfrutar de colores, sabores, sonidos u obras de arte.
•    Tienes una vida interior rica y compleja.
•    Cuando eras pequeño, tus padres o maestros te veían como un niño sensible o tímido.
•    Te asustas con facilidad.
•    Después de días o momentos que has estado ocupado, necesitas retirarse a la cama, una habitación a oscuras o a otro sitio tranquilo donde poder disfrutar de la intimidad y sentirte aligerado por la situación.
•    Te esfuerzas por hacer tu trabajo bien hecho.
•    Te sientes fácilmente agobiado por las luces brillantes, ruidos estridentes, olores fuertes o texturas gruesas.
•    Te incomodas cuando te piden muchas cosas en un plazo corto plazo de tiempo.
•    Evitas películas o programas con imágenes violentas.
•    Prefieres organizar tu vida para evitar problemas.


No todas las personas altamente sensibles son tímidas o introvertidas; sino el 30 % son extrovertidas. Las personas altamente sensibles aparecen inhibidas porque están muy al corriente de todas las posibilidades de una situación, hacen una pausa antes de actuar y reflexionan sobre sus experiencias pasadas; si éstas han sido negativas, entonces sí que se muestran realmente tímidos.

Las personas altamente sensibles son personas muy trabajadoras, inusualmente creativas y productivas, reflexivas e inteligentes. Según la Dra. Aaron, podrían contribuir mucho más a la sociedad si recibieran el tipo de atención adecuada.

Las personas altamente sensibles son muy empáticas. Estas personas tienen que aprender a centrarse en sí mismas, en lugar de las necesidades de los otros y aprender a satisfacer sus propias necesidades, de las que normalmente no son conscientes. No es adecuado considerar la alta sensibilidad como un rasgo psicopatológico, tratándolo conductualmente, ya que es una característica propia de la persona que es necesario respetar y potenciar porque la ayude en su desarrollo.

 
Lluisa Coll, Colegiada nún. 15985 - T 606 847 070 / contacto
template joomla by JoomSpirit