La depresión

La depresión es más que un estado de ánimo bajo. Todos nos sentimos tristes, de mal humor de vez en cuando, pero algunas personas experimentan estos sentimientos intensamente, durante largos períodos de tiempo y muchas veces les cuesta concretar las razones de su malestar. Las personas que sufren depresión tienen dificultades para funcionar cada día y pueden ser reticentes a participar en actividades que antes disfrutaban y eran un placer.

La depresión es uno de los problemas más comunes en el campo de la salud mental. Se calcula que una de cada cinco personas, sufre depresión en algún momento de su vida.

Es importante reconocer los síntomas que tiene la depresión, cómo reconocerla, cómo poder encontrar una solución o cómo ayudar a alguien que está pasando por este momento.

Síntomas y comportamientos:

Entre los síntomas de la depresión, encontramos:

•    Tristeza
•    Pérdida de interés y del placer. 
•    Pérdida o aumento del hambre.
•    Cansancio y falta de energía.
•    Sentimientos de culpa.
•    Sentimientos de inutilidad.
•    Indecisión.
•    Pensamientos sobre la muerte
•    Baja autoestima
•    Inseguridad

Si notas cualquier cambio de comportamiento que dura más de dos o tres semanas, en ti, personas de tu familia o amigos, entonces nos preguntaremos si la persona puede estar deprimida. Entre los comportamientos asociados a la depresión, podemos encontrar:

•    Cambios de humor que están fuera del carácter de la persona.
•    Aumento de la irritabilidad y la frustración.
•    Dificultades para recibir críticas  personales.
•    Pasar menos tiempo con la familia y los amigos.
•    Pérdida del interés en la comida, el sexo, el ejercicio y otras actividades de placer.
•    Estar despierto gran parte de la noche.
•    Aumento del consumo de alcohol y/o drogas.
•    Quedarse encerrado en casa.
•    Aumentar las quejas de la salud física, como el cansancio o el dolor.
•    Ser imprudente o correr riesgos innecesarios (como conducir rápido y de forma peligrosa).
•    Ser más lento en el pensamiento y las acciones.

Si crees que tienes depresión, es mejor consultar a un profesional para aclarar dudas.

La mayoría de las personas asumen que la depresión es causada sólo por problemas personales. La depresión, en cambio, es causada por una mezcla de hechos recientes y otros factores de riesgo a largo plazo, a nivel personal. Está claro que los problemas actuales, como el paro de larga duración, o vivir en una relación que es abusiva o indiferente pueden ser la causa, pero no necesariamente. Aún así, es obvio que las circunstancias que vivimos tienen una influencia importante en las posibilidades de tener depresión.

También es común que las personas experimenten depresión y ansiedad al mismo tiempo.

A parte de las  causas médicas que pueden causar depresión (función tiroidal, lesiones cerebrales, anemia, dolor crónico, etc.) también hay  rasgos de personalidad que provocan un alto riesgo para desencadenar una depresió:

•    Ser ansioso durante toda la vida.
•    Ser perfeccionista.
•    Ser sensible a la crítica personal.
•    Falta de asertividad.
•    Ser autocrítico y negativo consigo mismo.

Lo más importante es el reconocimiento de la depresión y pedir ayuda. Cuánto más pronto recibamos el tratamiento, mayores serán las posibilidades de recuperación de forma rápida.

Tipos de depresión
Hay diferentes tipos de depresión, con síntomas ligeramente diferentes y, por lo tanto, pueden requerir tratamientos diferentes. Los tipos principales de depresión son los siguientes:

La depresión mayor: un estado de ánimo grave dura como mínimo tres semanas, hasta diversos meses.

La depresión psicótica: un estado de ánimo deprimido, que incluye síntomas de la psicosis, como ver o escuchar cosas que  no existan (alucinaciones), sensación que todo el mundo está en contra de ti (paranoia), y con delirios.

Distimia: un estado de ánimo deprimido menos severo, pero que dura diversos años. También puede darse la combinación de síntomas de depresión y ansiedad.

El trastorno bipolar: antes conocido como enfermedad depresiva, implica períodos de sentirse bajo (fase depresiva) y altos (fase maníaca).

De mediana, se calcula que una de cada cinco mujeres sufrirá depresión a largo de su vida; y también uno de cada ocho hombres.

Tanto la depresión como la ansiedad son sentimientos dolorosos y discapacitadores. Se puede tratar la depresión de forma eficaz y el pronóstico de recuperación plena es muy positivo. Cuando sabemos qué tipo de depresión tiene la persona, nos preparamos para ponernos a trabajar.

 
Lluisa Coll, Colegiada nún. 15985 - T 606 847 070 / contacto
template joomla by JoomSpirit